Conecta con nosotros

En sus manos

Música para ti, ruido para mí

Algunas de las consecuencias más comunes que se presentan en personas expuestas a contaminación sonora son: desagrado, molestia, pérdida de concentración, pérdida de audición, sordera etc. Se pueden generar también trastornos en la salud mental, como cefaleas (dolor de cabeza), inestabilidad emocional, irritabilidad, agresividad, síntomas de ansiedad, perturbación del sueño, estrés, etc.

El ruido es una sensación auditiva, que en la mayoría de los casos resulta desagradable; en el medio ambiente, está definido como sonido no deseado o sonido molesto para los oídos. Hay ruidos que nos parecen relajantes y en absoluto desagradables, pero si estos mismos probamos a escucharlos y oírlos en momentos en los que no nos apetece nada escucharlos, pueden llegar a ser muy molestos y desagradables.

El ruido procede de muchas fuentes distintas, estos son algunos ejemplos, pero hay muchos más:

  • El tránsito de los coches en las ciudades es uno de los ruidos más extendido, producido por el motor y la fricción de los vehículos con el suelo y el aire.
  • La radio y la televisión: el nivel de ruido de estos aparatos depende del programa que se esté viendo, pero también del volumen con el que cada persona lo utilice
  • Instalaciones eléctricas: los sistemas de iluminación son uno de los principales fuentes de ruido, capaces de alcanzar niveles de ruidos molestos debido al montaje y al mantenimiento
  • Construcción de edificios u obras: ambas son actividades que causan considerables emisiones de ruido. Suenan las grúas, las máquinas de cemento, las soldaduras, martillos, perforaciones, etc.
  • Problemas graves de salud y de convivencia

Es importante tener en cuenta otra serie de ruidos del día a día y el umbral de cada persona y sus características sobre lo que considera ruido o lo que considera agradable para sus oídos. Un ejemplo a pie de calle puede ser la música en un vehículo público o en una comunidad de vecinos. Lo que a uno le parece muy agradable a otra persona le puede resultar, no solo desagradable o molesto, sino que incluso puede llegar a generarle una serie de problemas y consecuencias en su salud que nada tienen de banales.

El ruido, sonido no deseado

En lo que se conoce como comunicación sonora, el ruido es todo aquel sonido no deseado que interfiere en la comunicación entre personas o que interfiere en sus actividades. Cuando nos referimos al ruido, como uno de estos sonidos no deseados, se habla de contaminación acústica; dicha contaminación hace referencia a ruidos con intensidad alta que tal que pueden ser perjudiciales para la salud humana.

Algunas de las consecuencias más comunes que se presentan en personas expuestas a contaminación sonora son: desagrado, molestia, pérdida de concentración, pérdida de audición, sordera etc. Se pueden generar también trastornos en la salud mental, como cefaleas (dolor de cabeza), inestabilidad emocional, irritabilidad, agresividad, síntomas de ansiedad, perturbación del sueño, estrés, etc.

Todos estos efectos están asociados a situaciones de estrés ambiental. Se trata de una reacción de la persona ante una situación concreta, en la que se presenta un conjunto de variables ambientales cuya disposición e intensidad hacen que sean percibidas como adversas.

El ruido es uno de los mayores contaminantes del medio ambiente que presenta mayores problemas de salud en las personas y los animales

¿Qué es la visión en túnel?

Los seres humanos, tenemos una capacidad limitada para procesar estímulos ambientales y podemos prestar atención a un número limitado de estímulos simultáneamente; cuando la cantidad de información del entorno excede la capacidad de la persona para procesar todo aquello que considera relevante es cuando se produce una sobrecarga de información.

Ante esta sobrecarga, el cerebro se adapta y entra en lo que conocemos como ‘visión en túnel’, que consiste en que la persona se centra en lo que considera importante, dejando de atender a lo que no considera relevante. Llegamos a desarrollar distintas acciones para que los elementos no relevantes no nos distraigan de nuestra actividad.

Todo esto resulta extremadamente difícil cuando hablamos del ruido como situación no relevante. El ruido es un elemento estresante difícil de ignorar, puesto que suele interferir en la tarea que estamos realizando.

El ruido es uno de los mayores contaminantes del medio ambiente que presenta mayores problemas de salud en las personas y los animales.

Las psicólogas forenses Paloma López y Rocío Gavilán, Psicología Velázquez - Foto: Jesús Umbría

Las psicólogas forenses Paloma López y Rocío Gavilán, Psicología Velázquez – Foto: Jesús Umbría

 

Psicología Velázquez

Paloma López y Rocío Gavilán ofrecen servicios de Psicología Sanitaria, Forense y Jurídica. Son licenciadas en Psicología Clínica por la Universidad Complutense de Madrid y Master de Psicología Forense de la Universidad Autónoma de Madrid. Son Peritos Oficiales y están inscritas en el equipo de Peritos de la Comunidad de Madrid. Tienen una larga experiencia profesional en la realización de informes psicológicos periciales, así como en las preparaciones para vistas judiciales y al proceso judicial al que se enfrenta la víctima. Cuentan también con formación específica en Psicografología y Peritación Caligráfica, y realizan informes de firmas y manuscritos en casos de Derecho Penal.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

El ruido durante el embarazo, ¿afecta al bebé?

Noticias

Ruido y calor, enemigos del sueño en verano

Noticias

¡Ruido, botellón y sin mascarilla!

Idígoras y Pachi

Ruido, riesgo para la salud y la convivencia

Noticias

Connect
Newsletter Signup

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad