Hablando de respeto y de mucho más

Hablando de Respeto y de mucho más: igualdad, diversidad… – Por Laura Quiun

  • El respeto yace al trasfondo de uno y otro. El respeto es apelado cuando sentimos que nuestros límites son vulnerados.
  • Quiero poner en evidencia el hecho de que existe una diversidad en la percepción y en la necesidad en el trabajo de la igualdad.


Revisaba estos días para escribir este artículo el libro ‘El Respeto’, de Richard Sennett.

Respeto, una palabra que encierra tanto y cuenta con conceptos tan afines, los cuales en su conjunto permiten entender qué hay detrás de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor.

Analizamos el concepto desde el espacio original de conRderuido.com, en la cual se apuesta por reflexionar sobre el riesgo del ruido en todas sus vertientes, hasta el espacio de esos ruidos mentales, que en ocasiones se cuelan y generan sesgos al momento de interactuar con nuestro entorno.

Ruido, tangible y etéreo

El ruido es algo tangible pero también etéreo, fluye, se tergiversa o permanece latente, inmanente al tiempo, llegando a un punto en el cual nos preguntamos, qué hace que siga allí.

El respeto yace al trasfondo de uno y otro. El respeto es apelado cuando sentimos que nuestros límites son vulnerados.

En ese momento, demandamos su presencia sin apenas darnos cuenta de todo lo que hay detrás esta palabra, que resume múltiples reivindicaciones, como el sentirnos reconocidos como seres humanos y respetados en nuestra singularidad.

La igualdad

El tema de la igualdad es un trabajo arduo por parte de distintos sectores de la sociedad en distintos ámbitos. Deja de ser un tema y se convierte en un espacio de reflexión continuo que te permite ahondar sobre distintas creencias adquiridas sobre la forma como estamos en la sociedad.

Te pregunto cómo te sitúas en este momento de cambio, cuáles son tus ideas frente a esta reivindicación por la igualdad

Su mayor o menor presencia define un grupo social, no tanto en su relación entre hombres y mujeres, sino en la forma como las distintas estructuras se articulan en torno al poder, aspirando al acceso a estructuras horizontales en algunos casos, por todo aquello que estas significan.

En este espacio aspiracional, te pregunto, pasado este tiempo, cómo te sitúas en este momento de cambio, cuáles son tus ideas frente a todo esta reivindicación por igualdad.



Diversidad

Con estas palabras, lo que quiero poner en evidencia es el hecho que existe una diversidad en la percepción y en la necesidad en el trabajo de la igualdad.

En esta búsqueda, en el camino, existen personas que las han hecho suyas con fervor porque dan voz a sus mas profundos sentimientos.

Existe una diversidad en la percepción y en la necesidad en el trabajo de la igualdad

Otras adaptan a sus creencias estas ideas y las hacen suyas por un mero hecho aspiracional. En este caso, más allá de la crítica, aquello que nos une es el hecho de poner en valor el hecho de que las consideran tan buenas para querer empaparse de ellas.

Por otro lado, están quienes defienden la institución familiar y sus tradiciones, lo cual, más allá de críticas, supone un apoyo a la base de la sociedad. Una pequeña sociedad con sus propias reglas, lenguajes y espacios de regulación, en la cual las relaciones interpersonales son la base para aquello que pasara en el futuro de estas personas y de nosotros como sociedad.

A este grupo, quizá sea bueno recordarle que la familia, de manera dinámica, se interrelaciona con el mundo. Y es la fuerza de ese afecto y seguridad que se dé a sus miembros más jóvenes, lo que tiene un papel de alta importancia en la forma como se relacionan en la sociedad.

Hablamos de los grupos de personas homosexuales, bisexuales, trans, inmigrantes, las llamadas minorías en general, todos y cada uno de ellos con un reclamo identitario que no es otro que estar en la sociedad como ciudadanos de pleno de derecho y con iguales oportunidades.

Ciudadanos de pleno derecho

Por otro lado, hablamos de los grupos de personas homosexuales, bisexuales, trans, inmigrantes… todos y cada uno de ellos han tenido un reclamo identitario que no es otro que estar en la sociedad como ciudadanos de pleno de derecho y con iguales oportunidades.

… todos y cada uno de ellos con un reclamo identitario que no es otro que estar en la sociedad como ciudadanos de pleno de derecho y con iguales oportunidades

Hablamos de respeto, de reconocimiento, de aceptación de las personas como tales y de la aceptación de nuestras propias tradiciones, de nuestra propia esencia, sea la que sea, con unos límites de consideración.

Hablamos de diálogo social, uno en el que es mejor hablar de derechos universales, porque nos permite saber que hablamos de algo de los cual podemos gozar por nuestra mera condición de ser humano, con independencia del lugar del mundo en el cual nos encontremos; y que del mismo modo que aquí pedimos respeto a nuestras normas, es importante saber hacer lo mismo cuando vamos allende los mares.

Hablar de cultura de paz al interior de la familia es importante tanto como entender que la esencia de su núcleo y creación es el amor. Y que en esa forma de amar y de establecer conexiones hay diferencias, que más tarde impactan. Y que muchas veces en lugares como la escuela, el maestro o la maestra, consigue fortalecer con su presencia esa carencia que desde la inconsciencia transmitimos.

‘Intra’ e ‘inter’

Se habla de lo intra, pero al final, vivimos en sociedad, un espacio de lo inter. Lo que pasa en lo intra repercute también al resto del grupo social, del mismo modo que el grupo social repercute en el núcleo familiar.

Pensemos como pensemos, todos al fin y al cabo aspiramos a un respeto. Como decía Sennett, pensar que por acceder a mayor igualdad equivale a contar con más respeto, resulta ingenuo.

”Trasmitir respeto es encontrar las palabras y los gestos que permitan al otro no solo sentirlo, sino sentirlo con convicción”

En ocasiones, las desigualdades, según cuenta Sennett, son la manera de dar forma a los peores y mejores impulsos. Como reflexiona, esto no implica dejar de pensar en términos de igualdad, sino de continuar realizando un trabajo más expresivo.

A esto, puedo añadir que resulta importante en esta reflexión sobre el otro ruido introducir en nuestra agenda el repensar nuestros impulsos, quizá como un discurso aparte pero igualmente tan necesario:”Trasmitir respeto es encontrar las palabras y los gestos que permitan al otro no solo sentirlo, sino sentirlo con convicción.”

Referencia

  • Sennet (2003). El respeto (sobre la dignidad del hombre en un mundo de desigualdad). Barcelona: Anagrama.

TAGS ruido

PERFIL DEL AUTOR

Laura Quiun

Comunicadora Social, Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Coach Ejecutiva y Associate Member del International Society for Coaching Psychology. Mi trabajo a nivel de investigación aborda un análisis de las estrategias de afrontamiento de las personas afectadas por acoso y la forma como estas influyen en los efectos derivados de la agresión. Hace énfasis en aquellos aspectos que contribuyeron en la conformación de este estilo de respuesta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad