Efectos del ruido sobre el sueño

Efectos del ruido sobre el sueño – Fuente: Junta de Andalucía, UniónEuropea, Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía



El sueño ininterrumpido es un prerrequisito para un buen funcionamiento fisiológico y mental en individuos sanos.

El ruido ambiental es una de las causas de la interrupción del sueño, que provoca cambios de humor, disminución del rendimiento y otros efectos a largo plazo

El ruido ambiental es una de las principales causas de la interrupción del sueño y cuando dicha interrupción se vuelve crónica, los resultados son cambios de humor, disminución del rendimiento y otros efectos a largo plazo sobre la salud y el bienestar.

Mucha de la investigación reciente se ha centrado en el ruido de aviones, autovías y trenes.

Se sabe, por ejemplo, que el ruido continuo en exceso de 30 dB, perturba el sueño. Para ruido intermitente, la probabilidad de ser despertado se incrementa con el número de eventos ruidosos por noche.

El sueño ininterrumpido es un prerrequisito para un buen funcionamiento fisiológico y mental en individuos sanos.

Efectos del ruido sobre el sueño

Los efectos primarios sobre el sueño son:

  • Dificultad para quedarse dormido – Insomnio

  • Despertares frecuentes

  • Levantarse demasiado temprano

  • Alteraciones en las etapas del sueño y su profundidad, especialmente una reducción del sueño REM.

Comparando la progresión del sueño de una persona que duerma bajo condiciones tranquilas con otra molesta por el ruido de aviones, se observa una reducción de las fases de sueño profundo y REM así como una perturbación de la estructura cronológica (ciclos del sueño).

Consecuencias del ruido durante el sueño

Además de estos efectos en el sueño en sí mismo, el ruido durante el sueño provoca:

  • Incremento de la presión arterial, de la tasa cardíaca y de la amplitud del pulso

  • Vasoconstricción

  • Cambios en la respiración

  • Arritmias cardíacas

  • Incremento del movimiento corporal

  • Además de procesos de excitación de los sistemas nervioso central y vegetativo, los cambios en la secreción de hormonas “activadoras” son características marcadas de las interrupciones del sueño.

El umbral y relaciones de respuesta pueden ser diferentes para cada de estos efectos. Algunos de ellos, como el levantarse temprano disminuyen con exposiciones repetidas pero otros no, particularmente las respuestas cardiovasculares.

Efectos secundarios del ruido sobre el sueño

Los efectos secundarios, medidos al día siguiente, incluyen:

  • Fatiga

  • Estado de ánimo depresivo

El insomnio puede ser considerado un marcador de las perturbaciones del sueño causadas por el ruido


  • Disminución del rendimiento.

  • Disminución del estado de alerta que puede a su vez conducir a accidentes, heridas y muerte (también atribuida a la falta de sueño y disrupción de los ritmos circadianos) (10). • Los efectos psicosociales a largo plazo han sido relacionados con el ruido nocturno.

  • La molestia por ruido durante la noche incrementa la molestia total durante las siguientes 24 horas. Los grupos especialmente sensibles incluyen a los mayores, trabajadores por turnos, personas vulnerables a trastornos físicos o mentales y aquellos con trastornos del sueño.

El insomnio puede ser considerado un marcador de las perturbaciones del sueño causadas por el ruido.

Aunque sus efectos a largo plazo no se conocen completamente se sospecha que el insomnio crónico está asociado con deterioro del comportamiento (fatiga, pobre rendimiento en el trabajo, dificultades en la memoria, problemas de concentración, accidentes de coche), psicológicos (depresión, ansiedad, abuso de alcohol y otras sustancias) y médicos (deterioro cardiovascular, obesidad, deterioro endocrino, dolor, deterioro del sistema inmune).

La somnolencia diurna en niños se manifiesta con comportamientos que llaman la atención como incremento en los niveles de actividad, agresividad, impulsividad, así como poca concentración, irritabilidad y mal humor.

Efectos inmediatos del ruido sobre el sueño

Pueden ser cuantificados por el número y la duración de los despertares nocturnos, número de cambios en las etapas del sueño, número de despertares electroencefalográficos, y modificaciones globales en la cantidad total de etapas del sueño o en su organización del sueño (arquitectura del sueño). Como complemento, las modificaciones concomitantes de las funciones autónomas (tasa cardíaca, presión sanguínea, vasoconstricción y tasa respiratoria) pueden ser indicativas de la reactividad del sujeto.

Despertar electroencefalográfico

La primera respuesta al ruido durante el sueño es el despertar electroencefalográfico. Puede darse con muy baja intensidad de ruido y sus consecuencias pueden ser limitadas en términos de impacto sobre el sueño. Sin embargo, ocurren espontáneamente en el sueño no perturbado y dependiendo del sujeto, su número varía entre unos pocos a varias docenas por noche.

En su magnitud máxima, el despertar electroencefalográfico conduce a una transición repentina desde la etapa de sueño existente hasta el despertar

El despertar electroencefalográfico afecta los registros del encefalograma durante unos segundos (desaparición de las ondas lentas o ejes de sueño, ocurrencia de ondas alfa y/o ondas electroencefalográficas rápidas) junto a signos autónomos de activación (incremento de la tasa cardíaca durante unos segundos, vasoconstricción periférica).

A un nivel más alto, la reacción de despertar electroencefalográfico es acompañada por movimientos corporales y posibles cambios en las etapas de sueño. En su magnitud máxima, el despertar electroencefalográfico conduce a una transición repentina desde la etapa de sueño existente hasta el despertar.

La primera respuesta al ruido durante el sueño es el despertar electroencefalográfico. Puede darse con muy baja intensidad de ruido y sus consecuencias pueden ser limitadas en términos de impacto sobre el sueño.

Cambios en las etapas del ciclo del sueño

La transición de etapas de sueño profundo a un sueño más ligero puede ser consecuencia directa de los despertares electroencefalográficos provocados por el ruido nocturno. Estas transiciones no deseadas no son percibidas por el sujeto pero modifican la arquitectura del sueño y la cantidad total de ondas sueño lentas (SWS) y de sueño REM. Se produce por tanto un cambio hacia sueño ligero en detrimento del sueño profundo.

Tiempo total de sueño

Puede ser reducido por la necesidad de un mayor tiempo para quedarse dormido y un despertar prematuro. Los ruidos intermitentes, con picos de niveles sonoros de 45 dB pueden incrementar el tiempo necesario para quedarse dormido en 20 minutos.

Por otra parte, la presión de sueño se reduce significativamente después de las primeras 5 o 6 horas de sueño por lo que durante las horas de la mañana es más difícil quedarse dormido de nuevo después de un despertar.

Una duración inadecuada del sueño y la ausencia de siestas durante el día, pueden incrementar el riesgo de heridas entre los niños

Una duración inadecuada del sueño y la ausencia de siestas durante el día, pueden incrementar el riesgo de heridas entre los niños. Particularmente, entre niños de 3 a 5 años, dormir menos de 10 horas al día estuvo asociado con un incremento del 86 % del riesgo de herirse.

Este riesgo se multiplicaba por 4 asociado a permanecer despierto al menos 8 horas seguidas.

La somnolencia diurna en niños es a menudo manifestada externalizando comportamientos que llaman la atención de padres y profesores, como incremento en los niveles de actividad, agresividad, impulsividad así como poca concentración, irritabilidad y mal humor.



Las respuestas cardiovasculares no muestran habituación al ruido después de una exposición prolongada, mientras que la habituación subjetiva ocurre a los pocos días

Respuestas autónomas al ruido durante el suñeo

La ocurrencia de ruidos intermitentes durante el sueño induce una respuesta cardiaca bifásica y una constricción transitoria de los vasos periféricos junto con una corta activación fásica en el electroencefalograma.

Esta respuesta cardiaca bifásica está constituida por un incremento inicial en la tasa cardiaca, probablemente debida a una inhibición fásica del centro parasimpático cardioinhibitorio, seguido por una reducción compensatoria debida a una decrecimiento fásico en la actividad ortosimpáltica. La vasoconstricción se debe a una estimulación simpática periférica provocada por el reflejo auditivo.

Ninguna de estas respuestas cardiovasculares muestran habituación al ruido después de una exposición prolongada, mientras que la habituación subjetiva ocurre a los pocos días.

El temor que experimenta la población que vive bajo rutas aéreas es a menudo una razón para las protestas, incluso si los niveles medidos de ruido son relativamente bajos

Efectos no inmediatos del ruido sobre el sueño

Estos efectos se pueden medir dentro de unas pocas horas o unos pocos días después de que terminen las noches de sueño perturbado. Los más estudiados son las quejas subjetivas de poblaciones expuestas a varios tipos de ruidos que pueden completarse con otras medidas como el rendimiento diurno o algunas respuestas endocrinas al inducido por ruidos nocturnos.

Estos efectos se pueden medir dentro de unas pocas horas o unos pocos días después de que terminen las noches de sueño perturbado

A veces, estas evaluaciones subjetivas son la única medida usada para ver el impacto del ruido por la noche. Las grabaciones de sueño son muy costosas y difíciles de llevar a cabo en muestras grandes de población mientras que los cuestionarios de sueño son una forma más fácil de recoger datos en este caso.

La perturbación del sueño puede ser evaluada por las quejas acerca de la mala calidad de sueño, despertares nocturnos a menudo acompañados por una calidad deteriorada del periodo diurno siguiente y por la necesidad de períodos compensatorios de descanso. Sin embargo, no son equiparables a medidas objetivas porque muchas veces no hay una respuesta lineal entre el incremento en episodios de ruido y las molestias ocasionadas.

Además, el temor que experimenta la población que vive bajo rutas aéreas es a menudo una razón para las protestas, incluso si los niveles medidos de ruido son relativamente bajos.

Otras medidas son por ejemplo el rendimiento diurno o los análisis del deterioro de la función cognitiva. También pueden medirse los niveles de las hormonas de estrés en la primera orina del día para evaluar el impacto de la exposición global al ruido durante la noche. Este tipo de medidas son difíciles de llevar a cabo en estudios de campo.

La sensibilidad al ruido varía de un individuo a otro. Algunos factores que influyen son la edad, el estado de salud, la situación social y familiar…

El fenómeno de la habituación al ruido 

Si la carga de ruido no es excesiva, la habituación subjetiva puede ocurrir en unos pocos días o semanas. Sin embargo, esta habituación no es completa y las modificaciones medidas de las funciones cardiovasculares permanecen sin alterar después de períodos largos de tiempo de exposición.

Sensibilidad individual al ruido

La sensibilidad al ruido varía enormemente de un individuo a otro. Algunos de los factores que influyen son la edad, el estado de salud, la situación social y familiar, etc.


TAGS ruido

PERFIL DEL AUTOR

Con R de Ruido

Con R de Ruido es un espacio digital para prevenir y buscar soluciones al ruido. Desde los aspectos jurídicos, hasta los relativos a la salud, pasando por la investigación, este exclusivo portal ofrece información profesional que permite a los ciudadanos acortar los tiempos de conocimiento de la problemática sobre el Ruido y tomar las decisiones más efectivas. Con R de Ruido es un punto de encuentro de personas, instituciones, administraciones y empresas, que proponen una nueva forma de afrontar los problemas de la sociedad actual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe nuestro NEWSLETTER con nuevos contenidos

Al enviar mi alta acepto las Políticas de Privacidad